5 experiencias hacer turismo responsable en Perú

Viajar responsablemente no es una moda o tendencia de los últimos tiempos, sino más bien una necesidad que debió haber sido adoptada y normativizada hace mucho. Lo bueno es que cada vez son más los viajeros que se preocupan por generar un impacto positivo en los sitios que visitan y en las comunidades que los acogen, a modo de que la actividad turística sea sostenible.
Afortunadamente también hay muchas empresas y emprendimientos locales que ofrecen servicios y que se ocupan de generar y facilitar esas experiencias, por lo que los viajes responsables prometen ser el futuro de la industria. Es así que quisimos poner nuestro granito de arena y proponerte varias opciones para hacer de tu viaje al Perú una experiencia única y totalmente responsable.

1. Vicos – Cordillera Blanca

La comunidad de Vicos es un ejemplo de turismo comunitario autorregulado, en una hermosa locación de la Cordillera Blanca donde todo lo que se experimenta es auténtico y donde todos los productos que consumirás provienen de su campo. Este programa te permitirá ayudar a mejorar las condiciones de salud y economía de una familia, mediante la donación de materiales y participación en la construcción de una cocina mejorada, que usa menos leña para funcionar y reduce significativamente la emisión de humo. También podrás participar en el ritual de preparación de la Pachamanca, un banquete andino de primera.

2. La Ruta del café – Cusco

Esta es una ruta maravillosa para llegar a Machu Picchu, que además está llena de aventura y sabor. Con la opción de empezar el recorrido en bicicleta y de visitar a tantas familias cafetaleras como desees, esta experiencia te hará vivir de cerca el día a día en las pequeñas haciendas de café y cacao que te llevarán hasta Machu Picchu para ingresar por su puerta trasera. No solo el camino es hermoso, también lo son las personas que conocerás y que te darán un cálido hospedaje y auténtico trato con una inmejorable cocina.

3. Coporaque – Colca

Llegar a Coporaque solo hará que no te quieras ir luego. Es un sitio tan bello, apacible y lleno de atractivos que seguramente te faltarán días para experimentarlo a profundidad. La familia que te acogerá será tu guía por ruinas pre incas, verdes campiñas y baños termales. Muchos viajeros han quedado encantados con los hermosos paseos a caballo, que sin duda son el atractivo principal de este destino, más aún cuando se puede ver el buen trato y cuidados a los que están sujetos los animales. Todo el color, el calor y la cultura viva que experimentarás en Coporaque no tienen igual.

4. La Ruta Asháninca – Selva central

Las poblaciones de la selva son siempre conocidas por su calidez, pero aun sabiendo esto, los jóvenes Asháninca resultan increíblemente carismáticos. Son ellos quienes te llevarán por un recorrido desde las alturas de la selva, al pie de los Andes, hasta las regiones más bajas, lo que te permitirá ver lo variado y adaptable que es su cultura al medio. Aprenderás además algo de la lengua Asháninca mientras visitas diferentes localidades, en donde todos los albergues son administrados y operados por los mismos miembros de la comunidad.
La maravilla natural que experimentarás en este viaje te hará además comprender lo importante que es apoyar los esfuerzos locales para preservarla.

5. Tambopata – Selva sur

La Posada Amazonas surge de la inquietud que despertó en la comunidad nativa Ese’eja el éxito del Refugio Amazonas, un ejemplo próspero de sostenibilidad de la empresa privada. Ambos lodges están ubicados en el área de amortiguamiento de la Reserva Nacional Tambopata. La Posada Amazonas es co-propiedad de los Ese’eja de “Infierno” con la empresa privada, en donde revalorizan el uso de la medicina tradicional a base de plantas.
El Refugio Amazonas es propiedad de la empresa privada que facilitó el desarrollo en la comunidad de Infierno y es probablemente el mejor ejemplo de cómo deben hacerse las cosas. Incluso ofrecen programas educativos dedicados especialmente a los niños viajeros.
Ahora, si quieres ir más profundo en la selva, ingresa a la Reserva Nacional y alójate en el y Tambopata Research Center (TRC), que es el centro de investigación científica financiado por la empresa, en donde podrás compartir la experiencia de los investigadores directamente en el campo.